20 de julio de 2012

Políticos: del repartidor de piensos a la rubia mamporrera

Dos perfiles que parecieran contrapuestos. Resumen de la evolución de los especímenes políticos en las últimas décadas. Para el pasado hay que remontarse al feudo galaico: hacia donde se miraba, repitiendo que el dinosaurio seguía allí. Para el presente, a las rubias del PP.


Un repartidor de piensos (¿qué mejor metáfora para una democracia donde los partidos son pesebres?) era quien realmente muñía la red clientelar que instaló (a) Fraga. El perfil que de José Luis Baltar escribió Aníbal Malvar se merece un premio. No se pierdan al último cacique tocando el trombón. Este pollo campero y campestre - empresario avícola por excelencia - llegó a enfrentarse a Aznar, casi tumba a Rajoy y merece ser comparado con los nuevos rostros del poder que ofrece el PP.

Las rubias siempre fueron patrimonio de la derecha, vaya usted a saber por qué. Quizás abundan menos en el mercado del casamientos y solo están al alcance de machos con posibles. Luego la igualdad pasó a ser solo cosa de género y el feminismo comenzó a aplicarse en cómodas cuotas femeninas. Al principio las rubias solo ponían su cara bonita. Para que no se la partieran por guapas. Blindaban, mejor que unas gafas, a los machos caraduras que nunca daban la cara en los temas difíciles.


Soraya, que no es rubia pero sí madre reciente; o la Chacón, que tampoco es rubia del todo pero pasó revista embarazada, han servido para pararles los golpes a los jetas de turno. Cristina Cifuentes en cambio es otra cosa. Su cara bonita y buena planta han servido a una carrera en la que en lugar de parar golpes, los reparte. No se pierdan el perfil que le han hecho los del 15M.


Es el signo de los tiempos. Antes la política consistía en repartir beneficios sociales como si fuesen regalos a los amiguetes votantes y favores políticos a los mangantes que financiaban la campaña. Ahora que el pienso se ha acabado y el becerro de oro ha caído, el reparto ya es solo de porrazos. Y para eso no sirven vejestorios sin modales. Tampoco Rajoy. La ambición siempre ha sido o se ha teñido de rubia. Cifuentes es la Espe, pero con menos años y otras tablas.

2 comentarios:

fernando dijo...

Anibal Malvar fantastico.....cruda realidad ...lo clava

VSB dijo...

* 314 sanciones administrativas impuestas en Madrid a otras tantas personas entre los días 12 y 15 de mayo de este año, con una recaudación total prevista de 105.000 euros.
* van a 50 sanciones de media por actuación. Antes, con el PSOE, rara vez pasaban de 20,
* desde mayo de 2011, cuando estalló en Sol el movimiento indignado, la cifra se eleva a 726 personas sancionadas y la recaudación prevista con dichas sanciones a 217.200 euros. Serían dos años de sueldo de Botella, mira qué bien, por sanciones en su mayoría de 300 euros, pero entre las que hay alguna de 1.200 euros, porque al que lleva el megáfono se le considera convocante y eso tiene un plus de castigo.

Impresionante Ana Tudela, en 4º Poder:
http://www.cuartopoder.es/montandoelnumero/tras-los-100-000-euros-en-multas-durante-el-15m-manifestarse-ya-esta-por-encima-de-nuestras-posibilidades/78