12 de enero de 2011

Contrahegemonía: la democracia de la rumba rave

La única manera de hacerse en los medios convencionales con un discurso que identifica a los malditos canallas de la guerra de clases y de la memoria que se libra en este país: un corta y pega de alguien que se despidió de las urnas con una frase inolvidable: "Malditas sean las guerras y los canallas que las hacen".
(Gracias, Ernesto)




Y si os resulta un petardo, ved a quienes no están dispuestos a bailarle el agua a los bancos. Bailad, bailad, malditos.