CELDILLAS

17 de octubre de 2014

Ana Isabel Sánchez Sierra
Periodista y colaboradora de Periodismo Ciudadano

Para todo medio que trabaja con información generada por ciudadanos, la verificación del contenido debería ser primordial. Para facilitar este trabajo hay herramientas tan útiles como las siguientes.

Nació este mismo año con el objetivo de combatir la manipulación informativa sobre el conflicto de Crimea. Desde la web se lucha contra el material interesado y erróneo que publican muchos medios rusos y ucranianos, pero también contra la información malintencionada que difunden los ciudadanos por diversas vías. La forma de hacerlo, mediante la verificación del contenido y el contraste de fuentes diversas.

Creado por una escuela de periodismo de Kiev, está abierta a todo aquel que quiera colaborar. Disponen de un apartado en la web, ‘’Cómo identificar un fake’’, que permite que cualquier persona pueda hacer sus reportes cuando detecta un posible caso de distorsión informativa.

2. Reddit
En realidad se trata de una plataforma de código abierto que se comporta como un agregador de enlaces. Los usuarios publican los enlaces de los contenidos que les han suscitado interés y pueden recibir comentarios y votos de otros usuarios. Esta forma de trabajo, unida al elevado número de interacciones (hasta el pasado mes contaba con más de tres millones de ‘redditores’) ha permitido que se haya utilizado como un agente verificador de información, ciudadana en muchos casos.

En 2012 ya os contamos como en tan solo media hora habían detectado datos falsos en varios artículos de Wikipedia donde se había introducido adrede información torticera. Su uso en este sentido se ha extendido tanto, que ha llegado a servir como medio para demostrar las mentiras de los políticos durante sus debates.

Esta web se encarga de contrastar y verificar la información sobre rumores que llegan a través de diferentes vías, incluyendo las redes sociales. De ahí, que sus verificadores sean conocidos como los ‘’detectives del rumor’’. A menudo también responden a preguntas que se hacen los ciudadanos sobre algo que han oído y escuchado en su entorno.
Nacieron en 1995 con el objetivo de desmentir o dar por verdaderas leyendas urbanas. Para acercarse lo más posible a la verdad, existen tres categorías a la hora de clasificar las informaciones que reciben: “ciertas”, “falsas”, “dudosas” o “imposibles de verificar”. Cada categorización se argumenta y a menudo se exponen las fuentes que se han utilizado para su contraste. Su labor ha sido reconocida por medios como The New York Times o Chicago Tribune.

Ushahidi filtros

4. SwiftRiver 
Se trata de una plataforma de código abierto impulsada por Ushahidi. En la práctica, permite filtrar y verificar en tiempo real información crowdsourcing que llega a través de diversas vías (redes sociales, SMS, mail…). Como os anunciamos en PC el impulso definitivo para su lanzamiento se lo dio el terremoto de Haití de 2010 y la dificultad de gestionar el elevado número de mensajes en Twitter que generó.
Una de las aplicaciones más relevantes de SwifRiver es la de ser de utilidad en casos de emergencia y catástrofes naturales, pudiendo comprobar la información al momento y actuar al respecto en el menor tiempo posible. Por ello, su tecnología sirve de base para la App FirsToSee que conecta a servicios de emergencia locales y ciudadanos.
Si te interesa el proyecto Ushahidi también puedes ver las entrevistas que realizamos a David Kobia, uno de sus fundadores.

First To See App Flood

5. AIDR (Inteligencia Artificial para la Respuesta a Desastres)
Esta herramienta, también Open Source, es de gran utilidad a la hora de filtrar y verificar los tweets que se suceden durante el transcurso de crisis humanitarias. Los mensajes son recogidos por la plataforma según las palabras clave o hashtag que identifiquen estos eventos. Posteriormente,  un grupo de voluntarios se encarga de identificar y construir las categorías más relevantes, así como de distribuir los mensajes en cada una de ellas. Para conocer mejor su funcionamiento os recomendamos visitar uno de nuestros post.
Entre los planes de futuro de esta plataforma se encontrarían trabajar con publicaciones de los usuarios en Facebook y con mensajes de texto (SMS).
Para todo el que esté interesado en temas de verificación, os recordamos que desde  PC hemos ido recopilando consejos y herramientas que pueden seros de gran utilidad. Para los que prefieren el formato libro, Verification Handbook del European Journalism Centre (EJC) también es una buena opción.

10 de octubre de 2014



- Señorita Puri @SenoritaPuri: "La princesa Leonor ya tiene su figura de cera #condoscojones"

- - - - -



- Philmore A. Mellows ‏@TONIBIZA2: "Uno ya no sabe si son candidatos a la alcaldía de Madrid o te van a comer la polla en cualquier momento."

- - - - -



- Santi ‏@Sanset81: "Tres noticias juntas se leen mejor."

Gracias a todos!
D.



8 de octubre de 2014



"Desde una perspectiva más humilde pero ambiciosa a la vez, la iniciativa (Miel de Barrio) (post) pretende el desarrollo de la apicultura urbana imitando lo que desde hace décadas sucede en numerosas ciudades del mundo. Estas metropolis (París, Londres, New York y un centenar mas) son bien conocedoras de la vital importancia de la polinización melifera para nuestra propia seguridad alimentaria, sin duda también del lamentable declive de la especie y seguro de la necesidad de un modelo urbano sostenible.

En el siglo XIX París ya legislaba sobre la materia y un apicultor de guerrilla posicionó sus colmenas sobre la Ópera Garnier, reivindicando una ciudad dulce. En otro lado del planeta, jóvenes norte-americanos polinizaban los árboles de los jardines de su ciudad convenciendo a su alcalde a permitir la apicultura en los tejados y con toda una comunidad que crece y crece… Desde 1985 los ayuntamientos madrileños tienen la potestad de permitir la instalación de colmenas en los cascos urbanos (Decreto 35/1985, 8 mayo), pero lo prohiben. Lo simpatico es que desde la sede municipal del Media Lab Prado de Madrid, en cambio se permite el desarrollo de un sano activismo en pro de la actividad prohibida, como yo mismo he comprobado.

Desde siempre ha habido distinciones entre lo urbano y lo rural, pero a medida que la civilización avanza y se hace resiliente, tenemos que ir más allá de esas viejas distinciones. En la Era del Antropoceno tenemos que convertirnos en una verdadera especie proplanetaria. Y con los nuevos edificios cambiar la totalidad del planeta. Una vez alcanzada esa escala, las diferencias entre lo natural y lo que no lo es pasara a la historia… Necesitamos una perspectiva más sostenible con miras señar en el mundo a 100, 500 ó 1000 años. No olvides que son escalas humanas y de generaciones de familias. Si los edificios de las ciudades afectan al planeta entero, es hora de empezar a acturar como un planeta y pensar como Naturaleza y ciudad pueden evolucionar juntas como un todo.

Los políticos pueden aprender 6 lecciones que las abejas nos enseñan en el mundo de la gestión (si pueden entender el inglés más allá del relaxing cup of café con leche…) pues la Naturaleza es mas que un lugar donde escapar de nuestro estrés profesional, representando una fuente de sabiduría profunda que puede mejorar nuestras vidas y las tomas de decisiones (Forbes).

Si quereis una ciudad donde podamos libremente criar y cultivar nuestra propia miel, apoya este documento…y polinicemos colaborativamente como nos enseñan las fabulosas abejas."

Crónica por Manuel Quirós de nuestro taller de Apicultura Urbana en Medialab Prado: La Ciudad Dulce.
Y, no te olvides de firmar nuestra petición: https://www.change.org/p/ana-m-a-botella-serrano-permitir-y-regular-la-pr%C3%A1ctica-de-la-apicultura-urbana-en-la-ciudad-de-madrid
D.

6 de octubre de 2014

El teniente Segura, que enfrentó una pena de dos meses de reclusión por desvelar la corrupción que acosa las Fuerzas Armadas, estrena a partir de hoy un espacio en Público desde el que seguirá arrojando luz sobre las prácticas oscuras del Ejército, con la ayuda de “aquellos militares honrados que han sido aplastados bajo el peso de la dictadura que impera en las FFAA”.


Carlos del Castillo
Comunidad editorial del 4º Poder en Red

La pasada semana Luis Gonzalo Segura, teniente del Ejército de Tierra, abandonó el centro disciplinario en el que estuvo dos meses recluido. Su crimen, castigado severamente por las Fuerzas Armadas, fue intentar acabar con las prácticas corruptas que se dan en su seno. Su caso evoca el de otros “alertadores” o “whistleblowers” de los que nos hemos ocupado.

Contratos inflados asignados a dedo. Desaparición y venta en Internet del material de los cuarteles. Servicios y productos que nunca se prestaban (pero que el Estado pagaba religiosamente). Estancias injustificadas de altos mandos en balnearios, clubes de golf, salas VIP… Malversaciones, estafas y fraudes de hasta cinco millones de euros.

Tras varias denuncias y procesos judiciales, Segura constató que no sería fácil combatir la ilegalidad desde la Justicia militar. “Al final quien tiene que investigar son un juez y un fiscal militar, y no lo van a hacer. Quien tiene que ir al cuartel a obtener las pruebas es un señor de la Guardia Civil, al cual su general o su coronel no van a dejar investigar”, explica el teniente.

“El mensaje es que voy a seguir y voy a luchar hasta el final, me arresten, me encarcelen, me expulsen o hagan lo que ellos quieran hacer. Eso es un problema suyo, yo estoy cumpliendo con mi obligación”

Procesos empantanados, jueces recusados y apartados, altos mandos que intervienen en los procedimientos judiciales… Segura decidió entonces plasmar sus denuncias en un libro. Un paso al frente, que va por su 7ª edición con 22.000 copias vendidas. No solo ha sido un éxito de ventas, sino que el teniente ha recibido premios “por su valentía” y cuenta con el apoyo de las principales asociaciones militares (AUME, OATM, ASFASPRO o ATME). Sobre todo, con el apoyo de sus camaradas: “Todavía no hay ningún militar que me haya dicho que lo que yo cuento en el libro, él no lo ha vivido. Todo el mundo dice ¡Ay, si yo te contara..!”

La voluntad de Segura es que puedan contarlo. “Hay personas deseosas de hablar, que han contactado conmigo para desvelar situaciones injustas en las Fuerzas Armadas. Estoy dispuesto a servir de escudo a otros como yo”. Un escudo que tomará forma en Un paso al frente, un espacio en Público para “dar voz a aquellos militares honrados que han sido aplastados bajo el peso de la dictadura que impera en la actualidad en las Fuerzas Armadas, cuyas injusticias no tienen límite”.

“La libertad de expresión es una garantía para las buenas prácticas y el cumplimiento de la legalidad. La cúpula militar ha de empezar a tener miedo de que se puedan conocer sus comportamientos y sus actitudes, es un impedimento para ellos, es un obstáculo a su impunidad”

Segura ha sentido en sus carnes estas injusticias. La indignación al ser condenado por intentar democratizar las FFAA le llevó a protagonizar una huelga de hambre que pudo costarle la vida. Los militares tienen prohibido leer su libro. El ministro de Defensa Pedro Morenés ha tomado cartas en el asunto e hizo llegar una circular a los cuarteles, que debía ser leída con la tropa en formación, avisando de las consecuencias de apoyar reivindicaciones como las que lleva a cabo Luis Gonzalo Segura.

“Yo estoy cumpliendo con mi obligación” afirma el teniente, que considera un deber poner esta información al servicio de la ciudadanía. Su lucha es por “la libertad de expresión, porque es un garante del cumplimiento de la legalidad en el seno de las Fuerzas Armadas”. Es consciente de que su blog le acarreará más sanciones, pero está dispuesto a seguir con las publicaciones aunque le encarcelen. Ése el “mensaje” que quiere mandar a “la cúpula militar”, puesto que conocer “sus comportamientos y sus actitudes es un impedimento para ellos, es un obstáculo a su impunidad”.


Su caso recuerda al de Chelsea Manning, que cumple una condena de 35 años de prisión por dar a conocer las prácticas del Ejército estadounidense en Irak y Afganistán; entre ellas, el vídeo Collateral Murder, sobre el ataque de un helicóptero a civiles. El teniente Segura también evoca a Edward Snowden, autor de las mega-filtraciones sobre la NSA.

Al igual que ellos, el militar español también utilizó su puesto en la Subdirección de Operaciones de Red de la Jefatura de Sistemas de Información y Telecomunicaciones del Ejército para hacer públicas las injusticias que pasaban por sus manos cada día. Reconoce que Manning y Assange “son una inspiración” y que “se siente identificado” por el trato que ha recibido. Aunque reconoce que a él le han hecho falta menos herramientas que a ellos: “Hay tal cantidad de corrupción en las FFAA que no hace falta estar en un puesto muy especial para descubrir lo que sucede. Lo que hace falta es tener voluntad para contarlo y asumir el riesgo”.

“La gran diferencia con España es que las FFAA siguen ancladas en el año 75; es decir, somos una dictadura. Han cambiado muy poquitas cosas. En lugar de aprender del error e intentar que eso no vuelva a suceder, lo que harían es intentar volver a hacerlo pero sin que les pillen”. A partir de ahora luchará contra esa situación desde su blog. Porque, como defiende en él, “somos muchos los que soñamos con una institución moderna, sostenible y fiscalizada que nos ayude a hermanarnos de nuevo con los ciudadanos, que son a los que les debemos fidelidad”.


Carolina Pulido Castro
Socióloga, Educadora social y activista de PAH Madrid y Alternativas desde Abajo

“Disculpen las molestias, esto es una revolución”, de esta forma irónica quiso tranquilizar el subcomandante Marcos, jefe militar y vocero del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), a unos turistas que pasaban por allí el día 1 de enero de 1994.

Muchos fueron también los y las turistas que se sorprendieron al encontrarse en la primavera del 2011 con una Puerta del Sol abarrotada de gente con pancartas. Gentes, que salieron a la calle para vivir ese momento de catarsis colectiva que supuso el 15-M. Salieron con la ilusión de compartir un momento único, y acabaron participando  en una movilización social sin precedentes en la historia reciente de Madrid.

Aún recuerdo el día en que se iniciaron las acampadas en la Puerta del Sol. Había multitud de gente concentrada en la plaza y alguien cogió un megáfono y dijo: “Compañeras, compañeros, esto es una asamblea ciudadana”. Era la primera vez en mi vida que participaba en algo así. Tuve la sensación de estar viviendo un momento histórico y a la vez sentí una conexión casi espiritual con el resto de personas que estábamos congregadas allí. Después, todas nos sentamos en el suelo. Para mí ese momento será inolvidable.

El 15 de Mayo de 2011 apagamos la tele y escapamos del sillón rumbo a la puerta del sol. Y de Sol a la plaza del barrio y de la vecindad al patio de vecinas. Y es aquí en el patio de vecinas donde voy a asomarme, como una cotilla, para ver qué se ha estado  trajinando estos tres años. Porque es allí, entre guiso y guiso, donde se mezclan los ingredientes que hacen posibles los cambios y donde se cocina la revuelta de la hierbabuena, que no es más que ese momento que surge cuando te acercas a casa de tu vecina para pedirle la ramita de hierbabuena que te falta y de paso, compartes recetas, saberes, penas y alegrías. ¿Lo hueles?. ¿Lo imaginas? Porque es en este hablar de lo que nos pasa donde arraiga la semilla que empodera.

Luisa me abrió la puerta de su casa para enseñarme sus fogones y regalarme historias. Luisa llevaba  más de 12 años en España, llegó con su marido y sus hijas. Ante las buenas expectativas económicas, compraron una vivienda y pusieron en marcha un proyecto de vida en común. Como tantas otras familias sufrieron los estragos de la estafa inmobiliaria y pronto se encontraron en situación de impago. Hubo un día en el que me habló de sus parálisis ante un semáforo en rojo. Su marido ya se había ido del país aterrado por  la presión del banco, la había dejado sola, con la deuda y dos hijas que sacar adelante. Se sentía abandonada e incapaz de hacer nada por si misma, ni cruzar la calle. El semáforo se puso en rojo para los peatones y los coches no dejaban de pitar. Fueron unos segundos eternos, tiempo suficiente para que le sobrevinieran todo tipo de pensamientos inconexos y paralizantes….” ¿que hago?”. Finalmente se escuchó otro pitido más y no tuvo otro remedió que avanzar. Cruzó el semáforo y arrastró a casa su indecisión. Un día, paseando por el barrio, se encontró a mucha gente concentrada en el portal de al lado, y allí estaba su vecina, megáfono en ristre. Cuando se enteró de que estaba resistiendo para parar un desahucio, se quedó para verlo. Allí descubrió a sus nuevas vecinas de lucha y comenzó su proceso de transformación. Ahora es ella la que está ayudando a sus comadres a “cruzar el semáforo”.  Han pasado unos años y Luisa  comparte gastos y hogar con otra mujer que tiene un hijo pequeño al que ha visto crecer, ambas se acompañan y se ayudan mutuamente con el cuidado de sus hijas y así pueden tener más tiempo para seguir asambleándose.  No ha sido fácil. Para consguirlo,  Luisa ha puesto en marcha un proyecto autogestionado y vende comida de su país que ella misma cocina. A veces,  incluso le da para emplear a alguna de sus compañeras de lucha, de aquellas con las que compartía la hierbabuena en el patio de vecinas. Así conoció a Rocío.

Rocío también tiene dos niñas. Su marido se quedó en paro hace tres años y no encontra empleo. Durante algún tiempo consiguieron aguantar con el trabajo de Rocío, hasta que también la despidieron. Después de  varios impagos, decidió levantarse y acudir al patio de vecinas para recoger firmas y así conseguir una negociación con el banco.

“…Iba de casa en casa recogiendo firmas y en estas que llamé a casa de mi vecina. Llevaba viviendo en ese portal más de 10 años y nunca había cruzado con ella, más que un saludo de cortesía. Cuando le conté lo que estaba haciendo se me puso a llorar y me dijo que había recibido una carta del banco, llevaba meses si pagar y tenía la carta escondida porque si su marido se enteraba temía que cometiera una locura. Ahora vamos juntas a las asambleas y no hay quien nos pare”. Rocío y su vecina, junto con otras compañeras y compañeros del barrio pusieron también en marcha un mercadillo de intercambio de libros de texto, además de una despensa de alimentos y forman parte de una red de apoyo mutuo en el barrio.

En mayo de 2012 mujeres como Luisa y como Rocío y su vecina, decidieron no permanecer impasibles y pusieron en marcha un proyecto de vida en común. Con el apoyo de otras vecinas recuperaron un edificio en Sevilla al que bautizaron como “Corrala utopía”.

Allí aprendieron, entre otros saberes, a asamblearse, a compartir aprendizajes, a recuperar espacios comunes, etc. El edificio fue desalojado pero no así la esperanza de estas mujeres que siguen poniendo en práctica lo aprendido en otros espacios. Proyectos como estos se vienen “cocinando” desde aquél famoso día en el que muchas y muchos descubrimos en la puerta del sol, lo que era una asamblea ciudadana.

Corralas donde las  vecinas se juntan por la tarde y se sientan en círculo a “cocinar” estrategias para recuperar el común con prácticas colectivas. Espacios, donde se tejen redes de solidaridad y apoyo mutuo. Vivencias que dan cuenta de la transformación social en la que estamos inmersas.

El 15-M ha servido para poner en práctica nuevas formas de acción colectiva fuera de las instituciones. Muestra de esto es todo lo que ha ido surgiendo alrededor de las plazas: la PAH, las mareas, nuevos centros sociales recuperados, etc. Pero sobre todo ha servido para reivindicar el sentido comunitario de la vida y para renovar la vida política colectiva, devolviendo la razón de ser, si es que algún día la perdieron, a los patios de vecinas.

De alguna manera el 15-M ha conseguido “reinventar las plazas”, pero también esta “redescubriendo los patios de vecinas”. El proceso de cambio esta iniciado, y no va ha parar. En fin, como decía el subcomandante Marcos: “Disculpen las molestias, esto es una revolución”.

2 de octubre de 2014

Virginia Uzal
Comunidad editorial del 4º Poder en Red
“Debemos ser dornas solidarias no temporal, unha marea solidaria de milleiros de dornas mentres outros pelexan polos mellores camarotes do Titanic sen saber que se está a afundir”. (“Debemos ser dornas* solidarias en el temporal, una marea solidaria de miles de dornas mientras otros se pelean por los mejores camarotes del Titanic sin saber que se está hundiendo”)

Con esta metáfora, el escritor y periodista Manuel Rivas definía el contexto y el proyecto de Marea Atlántica, durante la presentación de la candidatura ciudadana en la Ribeira do Cómaro, A Coruña. Un acto político que podría pasar a la historia del municipalismo. Al igual que la presentación de Guanyem Barcelona y el discurso de Ada Colau.

El pasado viernes, los herculinos celebraban los 2.500 apoyos que se fijaron como mínimo para dar el siguiente paso: poner en marcha la Marea Viva. Se trata de un gran foro que pretende poner en común todo el trabajo hecho por el tejido social desde el estallido de la crisis, para construir una metodología y un programa de cara a una candidatura ciudadana, para las elecciones municipales de mayo de 2015.



Aunque empezó a cocerse antes de que naciese Guanyem Barcelona o de que apareciese el manifiesto fundacional de Podemos, esta iniciativa no recaba la misma atención. Comparto la idea de uno de sus miembros, “muchos medios tienen cierta dificultad para comprender lo que está pasando, están acostumbrados al marco de la vieja política. Esto, acompañado de que muchos de ellos no muestran simpatía por la iniciativa, provoca en numerosos casos un silenciamiento”. Silencio que, sin embargo, no ha sido obstáculo para conseguir los apoyos.

“Igual que AGE (el prototipo galaico, pionero de Podemos), las mareas en Galicia son ignoradas por la mayoría de la población española. Y beben, no sólo de los recientes cambios en la izquierda y el nacionalismo gallegos; sino también de movilizaciones sociales (también transversales) como Nunca Máis. De hecho, recogen el testigo de aquella Marea Humana que se alzó simultáneamente contra el Prestige y las guerras del petróleo”, afirma Víctor Sampedro.

Presumen, con razón, de no ser una iniciativa de partido, aunque muchos de los grupos políticos gallegos ya se han comprometido a no presentarse a las elecciones si lo hace Marea Atlántica. “Llegamos para sumar y ganar, no para restar ni dividir. Si el llamamiento a construir juntos una ciudad para el 99% convoca una mayoría social dispuesta a trabajar y superar diferencias, entre todas y todos, haremos la candidatura que merecemos. Pero lo importante es el proceso que se abre. El cambio ya comenzó”.

La cuestión parece estar clara y el paso, dado. Ahora la pelota está en el tejado de los partidos políticos que no se han posicionado respecto a alternativas como ésta, o para todos aquellos que se den por aludidos leyendo estas letras.

Candidatura sin liderados y fundada de forma analógica

Los inicios de Marea Atlántica son bastante clásicos; es decir, analógicos. Pequeñas asambleas derivaron en grupos de gente con capacidad para trabajar juntos y desarrollar el proceso de elaboración del manifiesto. Ese grupo inicial se fue poco a poco ampliando y decidieron tirarse al mar, precipitar ese trabajo que llevaban tanto tiempo elaborando. Una fase totalmente analógica, de tú a tú, acabó convertida en digital cuando se presentó oficialmente la iniciativa y recabó los apoyos mencionados.

A partir de ahí las redes e internet se volvieron esenciales para ellos. Más de un 60% de los apoyos que tiene el manifiesto vienen directamente de las redes sociales. La comunicación pasó al mundo virtual para dar a conocer el proyecto. Pero (y ahí parece residir la clave de la nueva tecnopolítica), después, la comunicación volvió a las calles. Las asambleas e incluso los puestos de recogida de firmas e información se desplegaron por A Coruña para combinar ambos mundos y llegar a toda esa gente a la que la red no llega, cuyo ecosistema es la plaza.

Esa combinación, también a nivel de organización interna, podría ser un factor de éxito de esta candidatura que aspira a ocupar el Ayuntamiento de la Plaza coruñesa de María Pita.

Marea Atlántica no tiene liderazgos definidos. La organización y las formas de trabajo funcionan de forma horizontal y plural, al igual que las portavocías. “Hoy hablar de ruptura democrática implica hablar de primarias abiertas, de alguna forma es la marca de agua de estas candidaturas”, afirma uno de sus miembros.

Esta iniciativa, creó su nombre casi de forma accidental, pero representando toda la esencia de las movilizaciones de A Coruña. Recogía el espíritu del 15M, de las mareas de la enseñanza, sanidad, del exilio, de la PAH, etc, remitía, además, un imaginario propio, sentido, cercano de esta ciudad que vive del mar. Y, por supuesto, recogía el movimiento de Nunca Máis, pionero, a pesar de que a menuda se olvida cuando se hace el inventario de movimientos que pertenecen al 15M.

El proceso fue lento, pero sin pausa, para sacar adelante a esta marea “que viene de lejos, de muy lejos” y convertirse en la primera candidatura ciudadana en Galiza

Actualmente existen otros embriones de plataformas electorales gallegas: Marea de Vigo, Ártabra o Ourense en Común son algunas de ellas. Junto con las venideras, han decidido prescindir de la marca Ganemos, aunque impulsados por la misma fuerza y con el mismo objetivo: ciudades gobernadas por y para, al servicio de la ciudadanía.

*Embarcación típica en las Rías Baixas


Daniel Martín
Miembro de la comunidad editorial del 4º Poder en Red


Hace unos días Público se hacía eco de la preocupación del Gobierno de EEUU sobre nuevas filtraciones de documentos clasificados desde el seno de su administración. Actualmente se encuentran investigando la existencia de un “nuevo Snowden”.

Esa sospecha de la irrupción en escena de un nuevo whistleblower nace a raíz de la publicación en The Intercept del libro de reglas del Gobierno para etiquetar a la gente como terrorista. La “preocupación” del Gobierno estadounidense llega a tal punto que el ejército ha prohibido a sus empleados visitar esta web.

En una demostración de lo que debe ser el periodismo de código abierto, esta página no sólo se limitó a contar la historia y ofrecer una muy útil visualización de los datos que la componen sino que, además, puso la fuente original al alcance de todo el mundo. El libro de reglas está, en su versión íntegra de 166 páginas, colgado en la web para que cualquiera pueda corroborar la información o incluso extraer otras conclusiones y contar nuevas historias.

¿Quién está detrás de The Intercept?

The Intercept es una revista electrónica lanzada en febrero de este año por los periodistas Glenn Greenwald, Laura Poitras y Jeremy Scahill. Los dos primeros fueron quiénes sirvieron de soporte a Edward Snowden en sus filtraciones sobre el espionaje masivo de la NSA. El tercero es un reputado periodista de investigación, autor de varios libros sobre el negocio de la guerra y los mercenarios.

El trabajo de estos profesionales llamó la atención del multimillonario Pierrre Omidyar, dueño de eBay. En una época en la que el modelo de negocio del (viejo) periodismo está más cuestionado que nunca, el magnate franco-iraní puso 250 millones de dólares en manos de estos periodistas para el lanzamiento de la revista electrónica. Una inversión en credibilidad y en  periodismo de rigor con valor de servicio público, una práctica muy poco extendida.

La doble misión de The Intercept

En un primer término, esta web tiene el objetivo servir de plataforma para que los documentos filtrados por Edward Snowden puedan seguir siendo convenientemente expuestos y explicados ante la población. En este sentido, la web está desarrollando una infraestructura que permita albergar y visualizar de manera adecuada la inmensa cantidad de documentos que el exanalista extrajo en su puesto de trabajo.

A largo plazo, el objetivo de The Intercept es, según dicen ellos mismos, “acabar con el miedo” en el periodismo. Para ello, se comprometen a garantizar la libertad editorial de los profesionales con los que colaboren así como a animarlos a seguir sus pasiones y publicar historias que sirvan para dar voz aquellos que la merecen. Es decir, poner en alza el valor primordial del periodismo dotándoles de los recursos y el apoyo que necesiten para imponer transparencia y rendición de cuentas en los más poderosos organismos gubernamentales.

Prohibida entre los militares

El ejército de los Estados Unidos, en un aparente esfuerzo por censurar a The Intercept, ha prohibido a sus empleados el acceso a esta página web. Ni siquiera aquellos con permiso para manejar documentos clasificados como top-secret se libran de esta prohibición.

Así lo muestra este fragmento de un email interno publicado por The Intercept:


En su afán por evitar que el coraje de los filtradores se contagie entre sus tropas, los mandos del ejército han hecho circular una nota en la que se advierte que acceder a los contenidos clasificados alojados esta página es una violación de seguridad que puede acarrearles “problemas”.

Lejos de amilanarse, Greenwald ha recibido este mensaje del ejército como “el primer premio de The Intercept y ha recordado que tanto Wikileaks como The Guardian fueron objeto de medidas similares.

Mientras tanto, los periodistas que trabajan en The Intercept siguen recibiendo filtraciones y publicando la información que les llega. La existencia de nuevoswhistleblowers 
es ya evidente y parece que aún hay más por llegar. Así lo dejan ver las declaraciones de Greenwald en Twitter hace unos días: “No tengo dudas de que habrá otras fuentes dentro del gobierno que ven maldad extrema y que se inspiran en Edward Snowden”.



Comunidad editorial del 4º Poder en Red

Ante las críticas a una clase política mal cualificada, corrupta y opaca, el Partido X, nacido directamente de la esencia del 15M, contestó proponiendo transparencia radical, herramientas anticorrupción y el rigor del método científico. El leitmotivde unaplataforma con dos vertientes: partido político y “lobby de presión ciudadana para la renovación de la democracia”, tal y como explica Simona Levi, una de las principales promotoras del partido.


El Partido X puso en práctica su vertiente electoral en las elecciones europeas del pasado mes de mayo junto a otro partido concebido en la acampada de Sol: Podemos. Con idearios similares, su puesta en acción y sus resultados fueron muy diferentes. Levi, la número dos en las listas de la formación, explica cómo encajó el Partido X los resultados y los retos que plantea el futuro.


El Partido X ha sido el primer “partido en red”, que considera a una ciudadanía digital, con capacidades para desarrollar gran parte de su actividad política por Internet. Como una de las principales promotoras del Partido X, ¿cómo valoras vuestra primera experiencia?
Nosotros en realidad no lo enfocamos así. No consideramos que desarrollemos la mayoría de nuestra actividad en red. Utilizamos la filosofía y las herramientas de la red para potenciar nuestra actividad política en el espacio real, en el espacio físico. Lo que sí intentamos seguir es la filosofía de la red: el doísmo, del inglés ‘to do’. No se basa en dinámicas verticales  ni en horizontales asamblearias, sino en dinámicas en red, aunque sea en un espacio físico. La acción en la red se concentra en actividades específicas, sea la difusión a pie de calle, la construcción de un programa, etc. Naturalmente, aprovechando las herramientas que Internet ofrece, pero sin quedarnos en Internet.

¿Sabéis quién os voto en las elecciones europeas? ¿De dónde venían los 100.000 votos?
Hemos hecho un estudio que se llama Viaje a las tripas del sistema electoral, en el que analizamos con detalle el proceso de las europeas y las deficiencias del sistema electoral en España. El Partido X plantea una innovación probablemente a nivel mundial, de acción política ciudadana para el control de las instituciones. Tenemos una idea muy avanzada de experiencias ya existentes pero que no se han puesto en práctica globalmente como hacemos nosotros. Es una idea totalmente nueva que necesita un tiempo para fraguar.

Gracias a la exposición de sus representantes en las teles privadas, la gente tomó conciencia de que para dar un voto de protesta claro había que votar a Podemos o a Ciudadanos. La gente que votó al Partido X votó conscientemente la parte de innovación. Estos 100.000 votos apostaron, sabiendo que iba a ser minoritario, por un voto riguroso. No solo como castigo, sino votando las herramientas de futuro utilizadas de forma científica.

Como me cuentas, vuestros votos son de gente concienciada, que podríamos incluso denominar como activistas ¿Tenéis algún plan para mantener su compromiso con el Partido X?
Trabajamos con lo que llamamos Federación de Competencias. Se tiene que impulsar el trabajo de la sociedad civil. Los partidos tradicionales han ‘vaciado’ las fuerzas de la sociedad civil. Han sido cooptadores. Se trata de trabajar junto a la sociedad civil, no de crear partidos que la representen quitándole su trabajo. Para entendernos: que la PAH se ocupe de la vivienda, no un partido que le diga ‘no te preocupes, nosotros nos encargaremos de lo que propones’. Queremos estructuras organizadas que permitan actuar a las plataformas civiles competentes. Potenciamos cauces democráticos para que la sociedad civil lleve a cabo sus propuestas programáticas.

Si la PAH tiene un programa sobre la vivienda, debería ver la luz de la mano de la PAH. Y así como la PAH es especialista en vivienda, nosotros somos especialistas en nuevos cauces para la democracia. Trabajamos a todos los niveles, local, nacional e internacional, allá donde sea posible crear nuevos cauces de participación y de control ciudadano sobre las instituciones. No es el estilo participativo que se potencia ahora, con herramientas que en realidad son ocupacionales, una trampa. Dicen a la gente que puede participar cuando en realidad los tienen ocupados. Nosotros hablamos de cauces serios a través de los cuales, por ejemplo, la ciudadanía puede crear leyes de forma eficiente. No asamblearia y caótica. Pero sí democrática.

Por otro lado somos especialistas anticorrupción. Trabajamos muy duro las filtraciones ciudadanas para desbaratar la corrupción en todo el país. Por tanto tenemos este tándem: ayudamos a los ciudadanos a acabar con la corrupción y a implementar cauces de transparencia y vigilancia democrática. A esto nos dedicamos y en esto somos los más competentes. Lo desarrollamos en un enfoque transversal y metodológico en nuestra nueva hoja de ruta: I+D+X.

¿No creéis que minusvalorasteis el poder de la televisión y las tertulias y sobrevalorasteis el de la Red?
Sin duda, sí. Sobre todo, minusvaloramos el poder de la televisión. Y su capacidad de violar la ley en periodo electoral. Para esto no estábamos preparados. Aguantamos la embestida y mantuvimos la visibilidad durante todo el año, a pesar de que los contrincantes eran ambos tertulianos. Pero, como explicamos en el análisis, tanto el CIS (principalmente, por incompetencia), como la televisión (por fraude de ley) fueron dos “imprevistos”.

Ahora mismo estudiamos cómo transformar el CIS en una institución democrática y competente. Y, por otra parte, cómo impedir a las televisiones defraudar la ley. Ya tienen bastante poder como para encima saltarse la ley.

¿Habéis cambiado algo en vuestra estrategia desde las europeas?
En Viaje a las tripas del sistema electoral analizamos también nuestros errores en el proceso y los aspectos que podríamos mejorar. Ya dije que nuestra manera de trabajar es el doísmo. No discutimos, sino que creamos juntos una hoja de ruta. Y preparamos los siguientes golpes. Estamos dando herramientas a los ciudadanos que se organizan para combatir la corrupción.

También hay experiencias electorales que apoyamos, porque nos parecen renovadoras de verdad. Apoyamos a Guanyem Barcelona, colaborando, porque nuestro apoyo es siempre basado en el trabajo, no una sopa de letras. Concretamente con Guanyem aportamos la parte internacional de las pruebas contra Pujol. También apoyamos a otros Ganemos, y a ciudadanos que se están agrupando bajo otras siglas. Tenemos una red de 200 personas activas a diario, en breve daremos la lista de las iniciativas que apoyamos activamente.

¿El futuro del Partido X es ser una plataforma anticorrupción y pro-transparencia, y confluir políticamente con otros grupos que compartan estas prioridades, como los Ganemos?


Somos muy pragmáticos. Siempre hemos dicho que tenemos dos patas, el tema electoral es solo una herramienta para nosotros. Pero nosotros surgimos como lobby de presión ciudadana para la renovación de la democracia. Esa es nuestra vocación, y en ello está muy vinculado el tema anticorrupción porque nuestra democracia padece una corrupción sistémica. Consideramos la herramienta electoral como una más para cambiar las cosas, que cuando es oportuno se utiliza y cuando no, se actúa de otra manera.

¿Estáis preparando nuevas herramientas, al estilo de Fíltrala?


Nosotros somos fundadores de Fíltrala y pioneros en el uso de muchas otras herramientas, pero creemos que hay un fetichismo alrededor de ellas y que la gente se está dejando engañar. Se está vendiendo por todas partes que la participación consiste en todos estos programitas nuevos. En realidad nosotros estamos trabajando una forma de participación muy rigurosa, no enfocando para nada el desarrollo en la herramienta sino en la función de la participación. Estamos viendo un auge de la participación ocupacional, que consiste en hacer click o votar a la gente para hacerles creer que están participando cuando realmente, en un trabajo serio, un click no suele bastar. Nosotros desde un principio trabajamos para encauzar las competencias de todos, desde las más científicas y complejas a las más cotidianas y no por eso menos útiles. La herramientas que usamos a veces son muy simples, en ocasiones Facebook, a pesar de que es una herramienta del mal, puede tener una función eficaz.

La cuestión es qué tipo de participación queremos. Hay dos tipos: la ocupacional y la que se usa para construir, que tiene que ser rigurosa porque sabemos que no todas las opiniones valen igual en todos los temas. La mía, por ejemplo, sobre geología sería cero, pero sobre democracia puede ser bastante valiosa. De lo que se trata es de encauzar este potencial a través de unas herramientas que permiten priorizar, una palabra que nosotros utilizamos mucho, cosas que tienen fundamento sobre otras que son simplemente opiniones influidas por la televisión, por los tópicos, etc. Esta es la participación que a nosotros nos interesa.

¿Crees que hay un parasitismo en el movimiento del 15M? ¿Que hay fuerzas políticas que se están intentando apropiar de su espíritu cuando realmente no participaron en él?


Estoy 100% de acuerdo con esa afirmación, no lo podría haber expresado mejor. Sí y además, desgraciadamente, el 15M está pasando a la historia como un remix de los movimientos sociales de antes. Pero si el 15M hubiera tenido el mismo comportamiento que habían tenido los movimientos sociales anteriores no hubiera pasado nada, y por eso no estaba pasando nada. Éramos movimientos de resistencia, pero el 15M cambió el curso de la historia y supuso una brecha.

En nuestra metodología intentamos preservar la idea mucho más transversal, de mínimos, ciudadana, de no polarizar el 15M original, no pintarlo con los colores de antes, ya que ha constituido un antes y un después de lo que había antes.

¿Cómo se podría impedir esa parasitación?

No creo que se pueda hacer nada realmente. Es un problema de la condición humana.

Podemos es otro de los movimientos que nace del 15M. ¿Qué os diferencia y qué compartís con ellos?

Podemos es fruto de la parte más emocional del 15M, nosotros somos uno de los frutos, digamos, más científicos y rigurosos, como las mareas blancas, la PAH, etc. Todos son necesarios en este cambio que se está dando, lo importante es que puedan convivir cooperando y no haya un pez gordo que se coma a todos los pequeños porque si no volvemos a donde estábamos antes, a una especie de partido que quiere representar la constelación de fuerzas de la sociedad civil. Esto no es una acusación a Podemos porque todos somos responsables de que no pase, Podemos y también cada uno nosotros, tenemos que seguir trabajando. En esta constelación de cosas necesarias para que el 15M siga progresando, porque para nosotros no se ha acabado nunca, nosotros podemos aportar el rigor metodológico muy avanzado, las herramientas anticorrupción, etc. y Podemos puede aportar la potencia mediática y algunas cuestiones fuertes de justicia social. Pensamos que estos, junto con otros muchos elementos combinados son la potencia real para el cambio.

¿Hace Podemos un uso diferente a vosotros de la tecnopolítica?

Es completamente diferente. Nosotros estamos trabajando la parte científica. Podemos tiene una base gigantesca que ha crecido de forma exponencial y descontrolada, y están utilizando las herramientas para estudiar su propio ecosistema. Nosotros hacemos propuestas de tecnopolítica muy relacionadas con objetivos claros y científicos de transformación social.

26 de septiembre de 2014

libroSegunda parte de la entrevista en Periodismo Ciudaano sobre el libro: “El Cuarto Poder en red. Por un periodismo (de código) libre”. Ahí va:

Nos asomamos a otros tipos de “periodismos”, en donde se dan cabida numerosas opciones que participan, en la actualidad, de otra forma de entender la comunicación y las sociedades interconectadas. Periodismo abierto, visualización de datos, macro-filtracioneso o periodismo de denuncia, en donde periodistas y ciudadanos colaboran en aras de la información veraz, son algunas de las claves que nos ofrece Sampedro:

PC- Frente a la crisis de los medios de comunicación, reivindicas en este libro un periodismo de código abierto y libre. Cuales consideras que son los principales obstáculos con los que se está encontrando este tipo de periodismo.
VS- Muchos, pero ninguno de ellos insalvable. El periodismo de código abierto y libre tiene consecuencias muy profundas. Requiere y acarrea cambios de enorme calado. El periodismo abierto demuestra su veracidad, adjuntando a la información los registros completos que la avalan. Por ejemplo, toda visualización de datos va ligada a los documentos e informes. Y las entrevistas, a la transcripción entera de la grabación. No existe ningún impedimento técnico ni económico para hacerlo.
Al contrario, la rentabilidad es obvia. Ofrece al lector no solo poder contrastar las noticias, sino aportar nuevos enfoques y análisis. Y la empresa (o el periodista freelance bloguero) pueden ofrecer la documentación a un precio determinado. No es una idea peregrina, sino una fuente de ingresos para publicaciones de éxito como ProPublica, Los obstáculos son las fuentes y los medios que acumulan un enorme poder. Con favores mutuos deciden de forma oportunista y lucrativa lo que sabemos y lo que no. En España Jordi Pujol se permitió decirles a los periodistas “Este tema no toca” durante tres décadas. Finalmente, supimos que el tema era su patrimonio personal y familiar.

PC- Qué opinas sobre la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual, y en particular sobre la aprobación del gobierno del canon AEDE, que pretende conseguir que paguemos por enlazar información.
VS- La pregunta me permite añadir lo que sería el periodismo de código libre, además de abierto. Por libre no queremos decir gratis. Al contrario, la libertad se paga a un precio muy alto. Para tener una Prensa libre la hemos de costear. Las micro-donaciones impiden el control de un solo donante. Y las suscripciones implican una confianza que se traduce en pagos, realizados antes de recibir la información. Pagas porque sabes que la necesitas para conocer y defender tus intereses.
Asegurado lo anterior, nada impide que (con embargos temporales o sin ellos) toda la información acabe teniendo código libre. Es decir, que pueda ser difundida, modificada y empleada por cualquiera y con cualquier fin. Así convertimos la información privada (legítima y necesaria) en bien público, una vez extraída su rentabilidad. Las leyes a las que aludías son obsoletas tecnológicamente, criminalizan prácticas sociales muy extendidas y resultan ruinosas para el conocimiento colectivo y la innovación. Las promulgan quienes defienden unos modelos de negocio vetustos, por inercia, incompetencia e ignorancia. Ocultan su incapacidad y retrasan su extinción presionando a los Gobiernos, de los que acaban siendo rehenes. Y representan los intereses de una casta de empresarios “culturales” ligados al poder, amamantados por él desde antaño. Recordemos el reciente cambio de tres directores de diarios españoles. Una medida simultánea a las tasas Google o AEDE, y las ayudas aprobadas para los medios privados.

PC- En periodismo ciudadano hemos hablado de Fíltrala, una plataforma puesta en marcha por una parte del equipo de Assange, se podría considerar un ejemplo de ese periodismo de código abierto y libre que defiendes.
VS- Me sorprenden quienes afirman que WikiLeaks fue derrotada. Sigue funcionando en contra de todos los gobiernos y ejércitos del mundo. Y su modelo está más vivo que nunca. Fíltrala es un magnífico ejemplo. Retoma las macro-filtraciones y vincula la plataforma a ciudadanos y a determinados medios, para así formar desde el inicio una Red de contrapoder. Se asegura la afinidad de los medios con un periodismo de denuncia, entendido como deber cívico, de quienes manejan la información; ciudadanos que gestionan bases de datos y periodistas que las publican. Y, por otra parte, determinadas organizaciones sociales se encargan de que la información tenga impacto político e institucional. Nada de esto es casual. El libro señala la conexión del 15-M y los hacktivistas españoles con el apoyo a WikiLeaks, Assange… y con algunos gobiernos progresistas en búsqueda de una economía del bien común. Pero esto ya es otro tema…

PC- “Los medios privados han equiparado la libertad de prensa y de empresa. Supeditan el derecho de expresión al negocio”. Esto significa que este periodismo de código abierto también plantea un nuevo modelo de negocio con un tipo de rentabilidad distinta.
VS- Sí, hemos de dar con un modelo sostenible y abandonar el afán de lucro, la codicia que nos han llevado al desastre encadenado: precarizar a los trabajadores y degradar la oferta, pulverizar la confianza social en la profesión y lograr así su consecuente desvalorización. Sostenible quiere decir que sólo busca el dinero necesario, el justo, para salvaguardar la autonomía del profesional y la empresa. Y un periodismo mancomunado, de la información entendida como bien común, exige colaboración económica y participación ciudadana. Sabemos que no hay suficiente gente como para pagar por información política de gran calidad. Nunca será rentable económicamente y, por eso, hay que sostenerla con otras secciones, formatos y actividades que den ingresos suficiente. En este sitio paráis de aportar ejemplos de cómo intentarlo con éxito. Ha llegado el momento de hacerlo, intentarlo, personal e institucionalmente, cada uno de nosotros y las fuerzas políticas que creemos. Más que nada, porque en la senda actual, los periodistas convencionales parecen lemmings abocados al abismo. Corren detrás de trabajos precarios que degradan aún más a la profesión.

PC- Aún así señalas que “hay razones para el optimismo, pero que no las encontraremos en los medios convencionales”…
VS- Exagero, para servir de acicate. De ningún modo, quiero desanimar ni desacreditar globalmente. Resulta increíble todo lo que hemos construido en los últimos años. La agenda institucional y los marcos de discurso de la Transición han sido desbordados. No superados, pero sí rebasados por nuevos temas y enfoques, mucho más ligados a la sociedad civil. Fíltrala se conecta de forma directa a cuatro medios que son sociedades limitadas de periodistas o cooperativas asamblearias. Sus promotores tienen el ADN del 15M. Se ha inoculado y extendido viralmente entre la ciudadanía. Muchos sectores profesionales y organizaciones cívicas sirven ahora de fuente y promueven la sanción política y judicial de comportamientos antes normalizados. Y cada día surgen periodistas (jóvenes y reciclados) que han asumido que no les queda otra que hacer aquello que siempre proclamaron: servir al público. Ya no como cliente, porque ha dejado de serlo. Ni como objetivo publicitario, porque ya no lo es: no tiene capacidad suficiente de consumo. Le queda dirigirse a la ciudadanía como colaboradora imprescindible y ganarse su credibilidad: el único capital que garantiza la existencia de esta profesión.
Puedes leer la primera parte de esta entrevista aquí.

25 de septiembre de 2014


Entrevistamos al Equipo de Participación de Podemos y salió en Público en dos partes: una y dos.
 Se nos quedó una pregunta por hacer y nos la acaban de contestar. Ahí va:


¿No véis el riesgo de que Podemos acabe siendo una "burbuja tecnopolítica": "hay que procurar que la construcción de un engrasado dispositivo virtual esté encaminado a provocar cambios y acciones reales, aparte de emitir votos digitales". Hemos tomado el término de un artículo de Iñaki Arzoz.

Respuesta:

Entendemos el uso de herramientas informáticas como un plus para facilitar la participación a todos los niveles. En ningún caso queremos sustituir los encuentros físicos, las asambleas. Nuestro deseo es facilitar que cada persona, independientemente de su situación personal o laboral, pueda participar en Podemos. Se trata de aumentar los canales de participación pero sobretodo de saber coordinarlos y potenciarlos entre si.

Es esencial poder trasladar los debates de la calle a las redes y de las redes a la calle. Un ejemplo de la potencia deliberativa de estas herramientas es el debate que se está manteniendo en Plaza Podemos acerca de los documentos de la Asamblea Ciudadana y la conexión y traslación que están teniendo estos debates en las asambleas de los círculos.

La idea es seguir abriendo y fomentando estos espacios deliberativos, pero también ampliar las vías telemáticas para potenciar la realización de proyectos concretos, que entre todo el mundo se puedan proponer, debatir, mejorar, y elegir las mejores ideas. A partir de ellas, debemos facilitar los recursos y el contacto entre las personas interesadas, para que se puedan hacer realidad. Desde el Equipo de Participación apostamos por continuar profundizando en estas nuevas vías de democratización y descubrir entre todos el potencial y los límites que tienen, a partir de los cuales incorporarlas de la mejor manera en Podemos.

Mil gracias a M. Ardanuy y el resto del Equipo que coordina.

24 de septiembre de 2014



Diseño y construcción de Colmenas Urbanas
04.10.2014 12:00h - 21:00h
Lugar: Alameda 0
Medialab Prado Madrid

Desde hace una año trabajamos para construir una colmena para entornos urbanos, fácil de manejar, de transportar, que se adecue a cualquiera de las diferentes escenarios que ofrece la ciudad: desde los huertos urbanos, parques, balcones, etc.

Al final del día tendremos, una colmena lista para instalar en tu tejado.
Taller impartido por Kahyn Kelty Lucas, David Rodríguez y María Vega.
Acceso libre.

Monitorización de datos de colmenas para el territorio urbano
04.10.2014 12:00h - 21:00h
Lugar: Sala C (2ª planta / 2nd Floor)
Medialab Prado Madrid

En este taller conectaremos a una placa de Arduino sensores de temperatura, humedad, luminosidad, presión atmosférica,...y mandaremos los datos leídos a un repositorio de internet. Visualizaremos tanto en una placa LCD como en tu navegador de internet. Al final del taller se instalarán los sensores en la colmena.

20 plazas. Inscripción previa.


El sábado 4 de octubre 2014, hemos preparado una jornada completa de talleres y actividades alrededor de la Apicultura Urbana en el Foodlab de Medialab Prado. En los últimos años esta actividad ha aumentado un 22%, quizá como una reacción, llena de sentido común, frente a la alarmante desaparición de la especie animal que la sustenta: las abejas.

Con esta jornada pretendemos reivindicar una vez más el derecho a que esta actividad tenga su espacio también en nuestra ciudad. Por el bienestar de las abejas y el de las ciudades.

Organiza Asociación Apicultura Urbana de Madrid: "Miel de Barrio" y el laboratorio de hackeo alimentario: Foodlab.


**** Firma la petición aquí y ahora ****

21 de septiembre de 2014



Foto fundacional del PSOE
D.



Firma la petición aquí y ahora

Desde 1985, los ayuntamientos madrileños tienen la potestad de permitir la instalación de colmenares en los cascos urbanos con el acuerdo de la asociaciones apícolas y cámaras ganaderas (artículo 7, Decreto 35/1985, de 8 de mayo, por el que se establece la normativa reguladora de la actividad apícola en el territorio de la Comunidad de Madrid).

Es por consiguiente, responsabilidad última del Ayuntamiento de Madrid si se permite la Práctica de la Apicultura Urbana en la ciudad de Madrid.



¿Porqué las abejas son beneficiosas para las ciudades?

Activistas de una ciudad de EEUU, cuyos responsables políticos se negaban a legalizar la apicultura urbana, plantearon un curioso experimento en el que un grupo de voluntarios cargados de frascos con polen, isótopos y una escalera, recorrían los parques públicos, de árbol en árbol, polinizando cada flor. El resultado de este experimento, que amablemente describiríamos como frustrante, convenció al alcalde de dicha ciudad a tomar la decisión de permitir la apicultura en los tejados de su ciudad. Es decir sin abejas, sin insectos melíferos, no hay polinización. Los beneficios de esta práctica eran medioambientales.

Mientras, un apicultor de guerrilla plantaba sus colmenas sobre los tejados de la Ópera Garnier de París, un acto simbólico y cargado de valentía, y que servía para recuperar una práctica desaparecida pero que incluso esta ciudad ya legislaba en el siglo XIX. Reivindicó una ciudad dulce, que miraba al no tan lejano mundo agrícola de antaño. La recuperación de la práctica de la Apicultura Urbana, era una propuesta de una nueva relación entre la ciudad y la naturaleza. Era un modo de Hacer Ciudad.

Dos tipos de ciudades, dos tipos de apicultura.

Hay dos tipos de ciudades, y por tanto dos tipos de convivencia con la apicultura urbana. Aquellas en que los límites entre la naturaleza y el campo son difusos. Ciudades de amplias zonas verdes, con la naturaleza a las puertas. Y otras donde la ciudad es un monolítico bloque de hormigón y cemento, salpicado de pequeños pulmones verdes.

En las primeras, la apicultura urbana es un hecho natural, una actividad que no ha tenido parón desde el pasado. Los vecinos de Otawa, en Canadá, instalan las colmenas en los jardines de sus casas, sólo protegidas por un seto. O Londres, donde los productores de miel registrados se cuentan por miles, y su miel es de tan alta calidad que incluso recibe premios internacionales.

Pero en el segundo tipo de ciudades, las de hormigón, como la ciudad de Nueva York, Los dueños del Hotel Astoria, lujoso establecimiento de Manhattan, decidieron apostar por instalar colmenas en su tejado. En poco tiempo recogieron los beneficios de esta práctica, sus clientes disfrutaban de visitas divulgativas a los colmenares, el chef del restaurante incluía la miel en sus menús, la tienda del hall vendía los tarritos de miel del Astoria a precio de oro líquido. Los responsables de marketing de todo el mundo se llevaban una sorpresa al ver cómo una empresa que tenía una actitud positiva frente al medio ambiente llenaba la caja registradora. ¿Es ésta actitud, entre la actividad productiva y el diálogo con la naturaleza, imposible de llevar a cabo en la capital de España?



La apicultura urbana es, a nuestro entender, una reivindicación política de una ciudad sostenible que quiere recuperar su capacidad de producir alimentos. Ciudades sostenibles son las ciudades que equilibran la balanza entre lo que consumen y lo que producen.

La apicultura Urbana ha aumentado un 22% en todo el mundo en los últimos años, quizá como una reacción llena de sentido común frente a la alarmante desaparición de la especie animal que la sustenta.

Con esta petición queremos hacerle llegar el mensaje como responsable político de que es el momento de que este movimiento arraigue también en nuestra ciudad. Por el bienestar de las abejas y el de las ciudades.



--- David Rodríguez, es miembro de la Asociación de Apicultura Urbana Miel de Barrio (http://mieldebarrio.wordpress.com)

Firma la petición aquí y ahora

18 de septiembre de 2014



Cómo gobernar una ciudad corrupta hasta la médula, desestructurada económicamente, sin participación ciudadana y con 7.500 millones de deuda.

The Wire, como con casi todo, ya lo anunciaba... El futuro de la ciudad de Madrid está en juego:


D.

17 de septiembre de 2014





Sangre, hostias, cojones, piedras, picas y garrotes. Ultraviolencia en el Toro de la Vega 2014 (Tordesillas).

Mis postales patrias.
D.

16 de septiembre de 2014

Primera parte de una entrevista en Periodismo Ciudadano, por Paula Gonzalo y foto de Iosune Garayoa.

La revolución de las redes sociales, la tecnología y la telefonía móvil han generado un nuevo panorama mediático en el que la antigua audiencia pasiva se ha convertido en productora de información. La posibilidad de generar contenido a través de un dispositivo móvil, unido a la crisis de la prensa y del modelo de negocio en el que se había sostenido hasta el momento, ha dado lugar a un nuevo campo de posibilidades a la hora de entender el periodismo en la era digital.
El Cuarto Poder en red. Por un periodismo (de código) libre, es el título del nuevo libro de Víctor Sampedro, Catedrático de Opinión Pública y Comunicación Política en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, en el que nos encontramos frente a una defensa del periodismo en el que la información se convierte en un bien común, autogestionado por ciudadanos “de alta intensidad política y comunicativa”.
Esta es la primera parte de la entrevista que realizamos con Sampedro, en la que nos da algunas pistas para entender este trabajo en el que Internet se configura como una herramienta y un espacio para regenerar la democracia, o acercarnos a modalidades tan interesantes como el “periodismo científico”o el “periodismo de filtraciones”:

PC- Cómo definirías brevemente qué es este “Cuarto poder en Red” al que apelas constantemente en tu libro.

VS- La ciudadanía es el sujeto comunicativo por excelencia. Puede usar con autonomía sus ordenadores, móviles, tabletas como medios de comunicación en potencia. Es decir, puede cobrar protagonismo público siguiendo sus propios fines e intereses. Por eso el periodista es más necesario que nunca: cataliza y estimula el control de los abusos de poder. El periodismo de denuncia se convierte así en un deber social, distribuido, ejercido por cualquiera. Es un Cuarto Poder en Red, impulsado por el periodista y la comunidad a la que sirve. Juntos generan un flujo de contrapoder mancomunado: información como bien común, compatible, pero nunca supeditada al negocio o al Estado. En todo caso, dependiente del público que lo sostiene con su dinero, filtraciones y debates.

PC- Qué papel juegan los “hactivistas” en este nuevo contexto social y los ciudadanos de a pie, en los nuevos medios de comunicación?

VS- El hactivista ha pasado a ser modelo de militante político (véanse los nuevos partidos en red) y de periodista (véanse los formatos que, como el hactivismo, ligan la noticia a las comunidades afectadas, las convocan a colaborar y les dan voz). El ciudadano ya no es un receptor de contenidos cerrados en un dispositivo fijo (la noticia sin comentarios de un periódico impreso). Somos interlocutores, con pleno derecho a iniciar debates o reconducirlos, transformando a los actuales representantes (políticos o periodistas) en delegados de una asamblea que materializa el cemento social de toda democracia: el debate abierto y plural.

PC- En tu libro señalas: “Los ciudadanos con sus dispositivos digitales, liberan información, la procesan y la debaten con una autonomía aún no reconocida” ¿A qué crees que se debe esta falta de reconocimiento, así como la constante desacreditación de fenómenos imparables como el del periodismo ciudadano?

VS- Quien crea que compramos periódicos, vemos o escuchamos noticiarios callados, y luego votamos para volver a callar, no entiende nada. No ya de lo que ocurre ahora, sino desde hace mucho tiempo. Internet está llamado a ser el medio de medios. De hecho, hemos generado una atmósfera digital que ya habitamos. Nos rodea de forma ubicua, en todo momento y lugar. Ahí generamos contenidos o los difundimos, aportamos valor de la información. No solo consumiendo, sino participando en (re)creaciones que no tienen traducción monetaria inmediata, pero sí un enorme valor inmaterial. Las noticias son filtradas, compartidas, debatidas, depuradas, completadas, contextualizadas en blogs, redes sociales…. Es el público activo el que aporta credibilidad: el único capital del que, en realidad, vive un periodista (obviamente, una vez asegurado el pan de cada día). Podemos volver sobre ello, pero no damos con nuevos modelos de negocio porque en lugar de la subsistencia (o sostenibilidad, como dicen ahora) se busca el máximo lucro inmediato: “pelotazos”, luego llamados “burbujas” y, que todos hemos aprendido a ligar al fraude y la corrupción.

PC- Una de las “expresiones informativas de mayor trascendencia hasta el momento, de este Cuarto Poder en Red es WikiLeaks. Assange, Manning y Snowden son tres activistas especialmente importantes en este libro, ¿por qué?

VS- Por orden de aparición en el relato, Manning es el hacktivista, que actúa como ciudadano ejemplar. Filtró el horror del que era testigo de forma exhaustiva e incontestable. Aportó los registros completos que la historia oficial negaba. Y además asumió las consecuencias de sus actos, buscando en su encierro mayor libertad. Exigió, mientras durase, poder adquirir un cuerpo femenino. Hackeó al Pentágono y se hackea a sí mismo. Desobedeció la autoridad indigna movido por un mismo afán de coherencia con sus principios. Se transforma a sí mismo, al tiempo que a la sociedad en la que vive. Nos enseña la lógica de un ciudadano digital consecuente, llevándola hasta sus últimas consecuencias. Libero los datos y archivos digitales que sostienen las decisiones erradas de un poder ilegítimo: 10.000 muertos debajo de la alfombra y dos de cada tres, que no correspondían a terroristas ni combatientes enemigos. Eran civiles en Irak y Afganistán.

WikiLeaks es el primer prototipo de un medio verdaderamente global. Nadie como ellos impactaron antes las agendas de la prensa de referencia de todo el mundo. Pusieron al servicio de cualquier habitante del planeta la posibilidad de denunciar al poder de forma impune. No hay pruebas materiales de la filtración de Manning. Assange es un experto en encriptación, que vino a decirle al periodismo que se había transformado en relaciones públicas. Le mostró que en el siglo XXI debía colaborar con los públicos más empoderados, con mayor poderío técnico y ético, en la Red. La máxima expresión de ello son las macro-filtraciones. Si llegásemos a comprender su alcance, nos permitirían (re)escribir la Historia desde abajo. Entre todos y todas, casi en tiempo real.

Snowden, por su parte, es un ejemplo máximo de tecnociudadano: un trabajador digital con una competencia técnica y valores éticos superiores a los de sus jefes. Son los únicos que no saben que aún trabaja para la NSA. Las filtraciones son necesarias. Muchas veces se toleran para contrarrestar la acumulación de poder no fiscalizable y potencialmente totalitario, como es el caso. Pero Snowden actuó sin consentimiento. Nos avisa de que la máxima de WikiLeaks (igual que la moraleja del cuento de Andersen) se ha invertido: el emperador va acorazado y el pueblo, desnudo.
Estos tres individuos elevaron los estándares de una ciudadanía digital. Son nativos digitales que no están dispuestos a renunciar a la Red neutral. Nacieron con ella, ayudaron a construirla y ahora la defienden. Precisamente contra un Obama que llegó a la Casa Blanca prometiendo el Gobierno Abierto y ha acabado como Emperador de la NSA. Pudieron haber sido los iconos de una ciudadanía dispuesta a reinventar la información de nuestro siglo, junto con los medios y periodistas profesionales. Pero, en lugar de colaborar con ellos; primero, se les parasitaron; después, les estigmatizaron; y, finalmente, pretenden que les olvidemos.

PC- Al igual que se criminalizó la actuación de estos tres activistas se está criminalizando la cultura libre y el intercambio de conocimiento en la Red.

VS- Pues sí, las acusaciones se vuelven en el libro contra quienes se las dirigieron sin ningún fundamento; todas al mismo tiempo y a pesar de ser contradictorias, falsas y falaces. Les tacha(ro)n de terroristas, ladrones y espías. Pero los verdaderos terroristas son quienes han minado nuestro régimen de libertades en nombre del anti-terrorismo e impedido que Manning o Snowden puedan encabezar campañas de protesta y desobediencia civil; tal como denuncian sus predecesores en la lucha contra la guerra de Vietnam. Nunca vendieron, sino que regalaron, documentos de enorme valor en el mercado negro. Y les llaman ladrones quienes ponen barreras a los datos que costeamos, lo ocultan a nuestras espaldas e impiden su difusión. Privatizan los informes y archivos de interés público que financiamos. Y extraen nuestros perfiles de datos digitales, para usar esa ingente información (secretos oficiales y grandes datos) en beneficio propio, sin garantía alguna de servir a los intereses sociales. Quienes nos espían no son Al Qaeda ni el ISI, mucho menos WikiLeaks, sino la industria digital y toda administración que se lo pueda permitir. Lo hacen en comandita, para estimular demanda y controlar la oferta, ya sea política o mediática.

Imagen: Iosune Garayoa, bajo licencia CC.